El fin del trabajo humano

Hace unos días, salía a la luz pública un informe del Deutsche Bank en el que se advierte acerca de un auténtico cambio de paradigma en el mercado laboral, ocasionado por la revolución tecnológica en la que estamos inmersos.

Pero, ¿cuál es el alcance de dicha revolución? Probablemente tenga implicaciones muy profundas que nos llevarán a cambiar la forma en la que entendemos la vida y el trabajo.

automatizacion-2

En su informe, el banco alemán prevé una devaluación del valor del factor trabajo en la economía, provocada por la tecnologización extrema de la producción (os recomiendo que leáis este artículo acerca de la impactante fábrica de lechugas), que ocasionará que en un plazo de apenas unos años la fuerza laboral (humana, añado yo) se convierta casi en prescindible. Dicha devaluación provocaría la consiguiente eliminación masiva de puestos de trabajo y una degradación en las condiciones laborales en los países desarrollados, que incluiría la reducción de salarios.

Seguramente, muchas voces saldrán a defender que la mecanización no tiene por qué destruir empleo, sino que la propia tecnología creará nuevos puestos de trabajo para suplir los ya obsoletos, al modo de lo ocurrido durante la Revolución Industrial.

Nada más lejos de la realidad. Tal como informa el banco germano, las economías se encuentran en la dinámica de crecer mientras decrece el empleo. El ser humano, simplemente, está dejando de ser necesario.

Al respecto, no hay que confundir las relativamente bajas tasas de desempleo de algunos países (Estados Unidos o Alemania como referencias en Occidente) con un crecimiento de la oferta laboral. Es cierto que, coyunturalmente, hay una menor tasa de paro en dichos países, pero no es menos cierto que crecen enormemente los empleos a tiempo parcial (no hay más que echar un vistazo a los famosos “mini-jobs” alemanes) y el autoempleo, que con mucha frecuencia también está vinculado con una jornada de trabajo intermitente y parcial. Sea cual sea la tasa de desempleo y aunque siga a la baja, lo cierto es que el número de horas trabajadas por habitante en edad laboral en los países desarrollados  cae sin remedio.

Las nuevas tecnologías van a afectar decisivamente a nuestra economía. Descubre cómo, aquí

Llama especialmente la atención la afirmación del Deutsche Bank de que, llegado el caso, podría verse una total desaparición de la demanda de trabajo, de forma que se institucionalizaría el autoempleo. Ya no habría ofertas de trabajo; sólo personas empleándose a ellas mismas. En dicha sociedad, la mayor parte de la producción recaería sobre las máquinas, mientras que a los humanos nos quedaría una parte residual del trabajo (sí, me incluyo, aún es un humano quien escribe esto).

robot trabajando

Lo cierto es que, de forma inexorable, avanzamos hacia lo que Jeremy Rifkin denomina la “Sociedad de Coste Marginal Cero”, un mundo en el que el coste de la producción es tan ínfimo que se puede afirmar que prácticamente todo será “gratuito” (por cierto, el título de este post está inspirado en el de una estupenda obra del propio Rifkin). El problema es que no vamos a llegar a dicha situación de un día para otro, y el proceso podría dejar no pocos cadáveres (y lamentablemente no sólo en sentido figurado) en el camino.

En un lapso de unos años, y antes de que “todo sea gratis” se van a perder millones de puestos de trabajo por causa de la robotización de la economía, y entraremos en un peligroso periodo en el que ni habrá suficientes puestos de trabajo para todos, ni estaremos aún brindando con champán en la era del “todo gratis” que predice Rifkin. Será tarea de los Estados garantizar que los ciudadanos que queden fuera de un mercado laboral menguante puedan seguir disfrutando de una vida digna, bien sea mediante la instauración de un salario básico universal, bien sea a través de otras medidas que garanticen la dignidad humana y la paz social. ¿Pero, podemos confiar en ellos?

Comparte este post en las redes sociales si te ha gustado. ¡Tienes los botones para hacerlo justo aquí debajo!

Anuncios

2 pensamientos en “El fin del trabajo humano

  1. SDuena todo muy bien salvo por eso de que: El problema es que no vamos a llegar a dicha situación de un día para otro, y el proceso podría dejar no pocos cadáveres (y lamentablemente no sólo en sentido figurado) en el camino.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: ¡Es la automatización…! | robotsia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s