Google X, la división (casi) secreta de Google

Google X es un laboratorio virtualmente secreto creado por Google, que se encarga de desarrollar proyectos de tecnología avanzada muy aventurados -los denominados “moonshots“, tecnologías de éxito improbable pero que de salir adelante tendrían un impacto global-  propios de la ciencia ficción.

Google X

Existe una mitología creciente alrededor de este laboratorio ubicado en Mountain Wiew (California), cerca de las instalaciones principales de Google, y que no es el de la foto de arriba aunque debe de ser algo similar, pero con aliens (aún no conseguí colarme con mi cámara, todo se andará).

En primer lugar hay que aclarar que, evidentemente, no es secreto, o al menos no lo es ya, pues de lo contrario no estaríamos hablando de todo esto (Perogrullo inside). Más bien se le da dicha denominación porque durante años no se han conocido sus actividades o se han conocido de forma muy parcial (fue fundado en 2010 y hasta finales de 2011 no se tuvo noticias en los medios de su existencia). De igual manera, sus instalaciones son discretas, no existe ningún distintivo que avise de su particularidad, y la división ni siquiera dispone de página web (igual les da pereza ponerse a ello).

En segundo lugar, lo rodean algunas curiosidades, como que ni siquiera los propios trabajadores de Google X tienen  del todo claro lo que significa la X de su nombre; hay una versión que sostiene que proviene de que su objetivo es multiplicar por 10 la capacidad de las tecnologías existentes; hay otra que defiende que refleja que sus proyectos están destinados a ser viables en un plazo de 10 años; finalmente, los hay que afirman que la X era un nombre provisional hasta que se buscara otro mejor, y ahí se quedó. A mí me suena que es esto último.

El laboratorio trabaja bajo la supervisión de Sergey Brin, fundador de Google junto a Larry Page, y bajo la dirección del científico Astro Teller.

Su filosofía sería la de buscar soluciones insólitas a problemas de carácter global.

Para ello, promueven y reciben cientos de ideas, de las que sólo unas pocas son seleccionadas por su Equipo de Evaluación Rápida para su desarrollo. Las mismas deben cumplir con 3 requisitos: 1) solucionar un problema que afecte a millones de personas, 2) utilizar un medio inusual para conseguirlo y 3) que se trate de algo viable, que no vulnere las leyes de la Física. Vamos, que si estabas abriendo tu correo electrónico para proponerles crear el Halcón Milenario ya lo puedes ir cerrando.

halcon milenario

Vale, ya sabemos más o menos de lo que va esta gente y quedamos a la espera de que algún día se decidan a romper la velocidad de la luz, pero, mientras tanto, ¿qué es exactamente en lo que están trabajando? Estos son algunos de sus proyectos estrella:

Coche autónomo: Probablemente el proyecto más conocido de Google X, consistente en un vehículo conducido de forma autónoma a través de un software de inteligencia artificial. Lleva años en pruebas, que se están realizando ya desde hace meses con tráfico real. Se espera su llegada al mercado alrededor de 2020.

Project Loon: Globos aerostáticos situados a unos 20 kms de altura destinados a proporcionar conexión a internet a todos los lugares del planeta a los que no llegan los operadores convencionales, en especial a poblaciones pobres y zonas remotas. En teoría, podría facilitar conexión a unos 4.000 millones de personas que no tienen acceso en la actualidad.

Project Wing: Drones destinados al envío de mercancías a domicilio. A diferencia de los proyectados por Amazon, los de Google no aterrizarían, sino que llevarían a cabo las entregas mediante un cable que las bajaría hasta el destinatario.

Baseline Study: Base de datos médicos, tomados de voluntarios sanos, con el fin de recabar toda la información posible acerca del estado “normal” del organismo humano. Se especula que podría servir a futuras versiones de la inteligencia artificial de Google con el fin de ayudar a la cura de enfermedades.

Nanopartículas para detectar el cáncer: Partículas de tamaño nanométrico que se introducirían en el organismo y detectarían grupos de células cancerígenas para diagnosticar de la forma más temprana posible la enfermedad.

Lentillas inteligentes: Diseñadas para medir los niveles de glucosa en sangre, dirigidas especialmente a diabéticos.

Wearable médico: Pulsera, similar a un reloj inteligente, que facilitaría datos médicos del usuario como el ritmo cardíaco o la temperatura.

proyecto loon

Para finalizar, conviene también citar un antiguo proyecto de Google X, actualmente desviado a otra división de la empresa, como son las Google Glasses, uno de sus proyectos más mediáticos, consistente en unas gafas de realidad aumentada, esto es, que proporcionan al usuario datos sobre su entorno, y que la fecha de hoy constituye probablemente el fracaso más sonado de los californianos.

Lo cierto es que los rumores sobre nuevos proyectos de Google X se suceden cada pocos meses. Algunos afirman incluso que Google X no es más que un aparato publicitario de Google que tendría como fin fomentar una imagen altruista y positiva de la empresa. ¿Quién sabe? A mí no me miréis, que yo no sé nada, ni siquiera me dejan entrar a tirar unas fotos de los robots listos y los extraterrestres que guardan ahí dentro.

kodos

Anuncios

Un pensamiento en “Google X, la división (casi) secreta de Google

  1. Muy interesante el artículo, en mi opinión Google X es muy real, no es un aparato publicitario, y puede traer avances muy beneficiosos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s