Museo del Terror Robótico; la teoría del valle inquietante

¿Habéis sentido alguna vez una sensación de incomodidad, miedo o incluso asco ante uno de esos robots animatrónicos o animaciones 3d que parecen “extrañamente humanos“? En ese caso, estaréis, aunque sea sin saberlo, validando la conocida como “Teoría del valle inquietante“.

Se conoce como “Teoría del valle inquietante” (“Bukimi No Tani” en su origen japonés) a aquella que postula que, cuando una réplica de un ser humano (sea androide, animación, etc) se acerca mucho a la apariencia de un ser humano real, se produce un efecto en el observador que ocasiona miedo y rechazo hacia dicha réplica.

Dicha teoría fue enunciada por el profesor en robótica Masahiro Mori en un ensayo publicado en 1970. El profesor Mori sostiene que la respuesta de un observador humano hacia un robot o androide será cada vez más positiva cuanto más humana sea su apariencia hasta alcanzar un punto en el que, bruscamente, dicha simpatía se en tornará miedo, asco y rechazo. Algo más o menos así:

valle inquietante

En el gráfico podéis observar cómo, según el realismo del dibujo va creciendo, lo va haciendo la respuesta empática hacia el mismo, hasta que llega un punto en el que  la aceptación se desploma y sólo se recupera cuando se representa a una persona real (el profesor Mori en este caso).

Se han dado múltiples respuestas a los motivos por lo que podríamos reaccionar de tal forma, muchas de ellas con bastante sentido, desde las que sostienen que el mismo sería un mecanismo natural de selección de pareja o de rechazo a la mortalidad, por el que se despertaría la aversión ante rasgos extraños que sugieren taras genéticas o enfermedades, hasta las que defienden que, cuando la simulación es lo bastante diferente al ser humano, instintivamente buscamos similitudes con el mismo, lo que causa empatía, y que, por el contrario, cuando es lo suficientemente parecida, lo que hacemos es buscar diferencias con lo humano, lo que causará rechazo; una vez identificada una figura con lo humano, cualquier diferencia o gesto inesperado nos pondrá en alerta.

Sea cual sea la causa de dicho efecto, su realidad es un hecho, y lo hemos podido experimentar cada vez más en los últimos años, conforme nuestras capacidades técnicas han ido haciendo posible la creación de simulaciones con una apariencia más humana. Por ello, estoy en disposición de enseñaros este pequeño Museo del Terror de los androides y animaciones casi humanas, JAJAJAJAJA! (risa terrible):

CB2, el niño-robot.

Empezamos fuerte. Si de lo que se trata es de generar inquietud, qué mejor que empezar por un niño robótico que se mueve emulando a uno real (figura la de los niños-robot bastante utilizada en el cine, por cierto).

CB2 es un robot con cuerpo biomimético que podréis observar en el siguiente vídeo, subido a YouTube por Plastic Pals. Si no os remueve un poco el estómago, por ejemplo a partir del minuto 03:47, es que lo tenéis de acero.

Tin Toy, el precedente de Toy Story.

Tin Toy es un cortometraje animado creado por Pixar, responsable del primer Oscar para la célebre productora. Pese a su indudable mérito técnico, el bebé que lo coprotagoniza resulta de lo más inquietante, algo de lo que sin duda John Lasseter y compañía debieron tomar buena nota para sus siguientes proyectos.

bebe tin toy

Androide dental.

El siguiente ejemplo tiene un poquito de mala leche, no os lo voy a negar. Se trata de una androide diseñada para servir como entrenamiento para odontólogos. Si ya da cosilla con esa bocaza abierta, cuando empieza a temblarle la mandíbula es como para no volver a pisar la consulta de un dentista. Vídeo subido a YouTube por Dig Info Tv.

Han, el robot humanoide que imita tus gestos.

¿Y qué tal si el androide en cuestión no sólo genera una cierta inquietud, sino que además lo hace imitando tus gestos y manteniendo contigo una conversación? De todo ello es capaz Han, el robot que entrevistan en el siguiente vídeo subido a YouTube por Global Sources:

Espero que os haya gustado este pequeño Museo del Terror Robótico y que hayáis pasado mucho miedo. Para finalizar os dejo con:

Creepy Girl.

Creepy Girl es una animación residente en la página web cubo.cc Puedes interactuar con ella utilizando el ratón; ahora, que la muchacha da un poco de dentera, avisados estáis.

Creepy Girl

Anuncios

Un pensamiento en “Museo del Terror Robótico; la teoría del valle inquietante

  1. El niño robot del primer vídeo es TE-RRO-RI-FI-CO. Se me revuelve el estómago cuando empieza a moverse.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s