La edad de los milagros

Ciegos que recuperan la visión; niños sordos que escuchan por primera vez la voz de sus padres; brazos biónicos; paralíticos que caminan. Vivimos en la edad de los milagros. Hoy vamos a hablar de exoesqueletos biónicos y de células olfativas que permiten volver a andar a aquellos que ya no podían hacerlo. Y también de las personas que están detrás de ello.

Paralitico

“¡Levántate!… Carga con tu camilla y vete a tu casa.

Jesús al momento mira a los cuatro del tejado, y nosotros con Él. Como que es este milagro un premio a su fe callada y operativa. Y por mirar arriba no observamos cómo fueron los primeros movimientos del hombre curado. Nos sorprende, ya de pie, levantando su camilla. Por el pasmo, todos los ojos se agrandan más y más.

Levítico 5,19″.

Mark Pollock no ha tenido una vida sencilla. En el año 1998 perdió el sentido de la vista, pero no el ánimo. Se transformó en atleta profesional, y se convirtió en el primer ciego capaz de alcanzar el Polo Sur.

12 años después, en 2010, la vida le volvió a jugar una mala pasada; se lesionó la columna vertebral en un accidente, lo que le dejó postrado en una silla de ruedas.

Hace unos días, Mark ha vuelto a caminar. Vía CNet tenemos conocimiento de la noticia; un grupo de científicos de la Universidad de California (Los Ángeles, Estados Unidos), liderado por V. Reggie Edgerton, profesor de la Universidad, neurobiólogo y neurocirujano, ha sido capaz de obrar el milagro.

El sistema que ha permitido a Mark volver a andar consiste en un exoesqueleto biónico capaz tanto de ayudar al movimiento del paciente como de estimular su sistema nervioso -sin necesidad de cirugías invasivas-, permitiéndole recuperar -parcialmente- el control de sus músculos. Dicha estimulación, que había sido probada previamente en 5 voluntarios, consigue, con la ayuda suplementaria del propio exoesqueleto, que el paciente vuelva a caminar, de una manera sorprendentemente “ágil”, como podemos ver en este vídeo subido a YouTube por Edgerton Lab:

El exoesqueleto es tan “inteligente” como para determinar cuánta ayuda necesita el paciente de la propia estructura robótica y cuánto trabajo puede hacer el paciente con sus propios músculos gracias a la estimulación que le brinda.

Para conseguir caminar, Mark precisó de estimulación durante unos días y de entrenamiento durante algunas semanas. En palabras del Dr. Edgerton: “Será difícil conseguir que las personas con una parálisis completa caminen de forma completamente independiente, pero aún sin conseguirlo, el hecho de que ellas puedan ayudarse a sí mismas para caminar mejorará mucho su estado de salud y su calidad de vida”.

La experiencia de Mark no es, no obstante, más que uno entre los muchos avances que hemos visto últimamente para conseguir que las personas recuperen la movilidad, problema que la ciencia y la tecnología están abordando desde múltiples perspectivas. A finales de octubre de 2014, teníamos conocimiento de otro prodigio.

Se trata del caso de Darek Fidyka, un hombre paralizado de cintura para abajo que había vuelto a andar, gracias a una serie de intervenciones con células olfatorias, según nos contaba The Guardian.

Las mismas, llevadas a cabo por el equipo del neurocirujano polaco Pawel Tabakov en colaboración con el creador de la técnica, el doctor Geoffrey Raisman, del Instituto de Neurología del Colegio Universitario de Londres, y consistentes -grosso modo- en el transplante de células olfativas del propio paciente a su médula espinal, permitió a Darek volver a caminar, con la ayuda de un andador, tras un periodo de rehabilitación.

En este vídeo, subido a YouTube por BBC News, podemos ver a Darek volviendo a caminar:

Milagros. Más milagros. Algunos ya los hemos visto, otros tal vez lleguen pronto. Dentro de unos años es posible que contemplemos maravillas tales como la reparación de una médula espinal con nanobots.

Prodigios logrados por hombres y mujeres, no por dioses; personas talentosas y esforzadas. Gracias a ellas, vivimos en la edad de los milagros. Somos unos privilegiados por poder presenciar estas maravillas. Y las que están por llegar.

Anuncios

Un pensamiento en “La edad de los milagros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s