Transhumanismo. ¿Qué es? ¿Qué pretenden los transhumanistas?

¿Qué es el transhumanismo? ¿Qué significa ser transhumanista? Algunos puede que ni siquiera hayáis oído hablar del término; otros tal vez os consideréis desde hace tiempo transhumanistas; también es posible que lo seáis, y no lo sepáis todavía.

El transhumanismo es un movimiento social, cultural y filosófico que propugna la superación de las limitaciones humanas -en especial de las biológicas- a través de la tecnología. En este artículo vamos a conocer qué es el transhumanismo, cuál es su origen, su historia, cuáles son las aspiraciones de los transhumanistas y algunas de las críticas que reciben.

transhumanismo

Como concepto y movimiento relativamente joven que es, el transhumanismo se encuentra en constante redefinición. No obstante, su premisa fundamental es la de buscar la superación de los límites -sobre todo biológicos- del ser humano gracias a la tecnología, hasta la consecución de lo que se conocería como “posthumano“.

¿Cuáles son los motivos que guían al transhumanista? El transhumanista considera que las limitaciones que afectan al ser humano como consecuencia de su naturaleza biológica son negativas. Su condición de entidad biológica mortal limita su tiempo de vida y le obliga a sufrir la pérdida de sus seres queridos; las enfermedades que le afectan le ocasionan sufrimiento; las limitaciones de su entorno generan miseria y desigualdades; su inteligencia limitada por la biología le dificulta vencer los obstáculos que el mundo y la vida le plantean.

Consciente de ello, el transhumanista pretende utilizar la tecnología para vencer todos esos obstáculos, y por lo general suele estar convencido de que ello se podrá llevar a cabo en un plazo de tiempo no demasiado largo, por vías, por ejemplo, como la denominada Revolución GNR.

Revolución

Pero, ¿de dónde provienen estas ideas? Aunque el transhumanismo tiene algunos precedentes muy célebres en el mundo de la ciencia ficción y la filosofía, como la novela “Un mundo feliz”, de Aldous Huxley, algunos artículos de su nieto, el biólogo Julian Huxley o la obra de J. D. Bernal “El mundo, la carne y el Diablo”, el concepto moderno de transhumanismo se atribuye al filósofo y futurólogo Fereidoun M. Esfandiary, también conocido como FM-2030.

Autor en 1989 de la obra Are You a Transhuman?: Monitoring and Stimulating Your Personal Rate of Growth in a Rapidly Changing World, que trataba por primera vez las ideas transhumanistas denominándolas como tales, Esfandiary escogió su alias (FM-2030) basado en la esperanza de trascender sus límites biológicos y alcanzar con vida el año 2030, en el que habría cumplido 100 años y en el que esperaba que la tecnología hubiera avanzado lo suficiente como para permitirle alcanzar la vida eterna.

Desgraciadamente, Esfandiary falleció como consecuencia de un cáncer de páncreas en el año 2000; no obstante, en alguna forma persiste en su empeño de alcanzar la vida eterna, dado que se encuentra actualmente crionizado en las instalaciones de Alcor Life Extensión Fundation, tal vez la institución más conocida dedicada a la criogenización humana.

Aunque la referencia de Esfandiary pueda resultar excéntrica más de uno, no son pocas las personas -algunas de gran influencia- que se encuentran cercanas al transhumanismo.

Una referencia más moderna la encontramos en 1998, cuando el Transhumanismo da un paso al frente través de la formación de la Asociación Mundial Transhumanista, por impulso de los filósofos Nick Bostrom y David Pearce, que en 1999 aprueba la Declaración Transhumanista y que a través de la publicación The Transhumanist FAQ extiende el concepto de transhumanismo a través de dos aspectos:

“1: El movimiento intelectual y cultural que afirma la posibilidad y la deseabilidad de mejorar fundamentalmente la condición humana a través de la razón aplicada, especialmente desarrollando y haciendo disponibles tecnologías para eliminar el envejecimiento y mejorar en gran medida las capacidades intelectuales, físicas y psicológicas.

2: El estudio de las ramificaciones, promesas y peligros potenciales de las tecnologías que nos permitirán superar limitaciones humanas fundamentales, y el estudio relacionado de las materias éticas involucradas en desarrollar y emplear tales tecnologías.”

Así las cosas, el transhumanismo se redefine, no sólo preocupándose de promover el desarrollo de la tecnología para transformar la naturaleza humana, sino también mostrando una especial atención a los peligros derivados de dicho cambio y del avance exponencial de la tecnología. En tal sentido, es conocida la obra de Bostrom, que ha intentado en repetidas ocasiones prever los riesgos inherentes al desarrollo de nuevas tecnologías, por ejemplo advirtiendo acerca de los peligros de crear una Inteligencia Artificial con una capacidad similar a la del ser humano.

Terminator

Como movimiento joven que es, del transhumanismo han derivado -e incluso se han adherido al mismo- una numerosa serie de corrientes filosóficas y sociales, entre las que se encuentran el abolicionismo, el extropianismo, el inmortalismo, el posgenerismo, el singularitarianismo, el tecnicismo, el tecnogaianismo, el transhumanismo democrático o el transhumanismo libertario. Teniendo en cuenta el intenso debate que generan las ideas transhumanistas, es más que probable que aparezcan otras en el futuro.

En cualquier caso, el transhumanismo ha recibido no pocas críticas. Sus detractores cuestionan tanto la credibilidad de sus postulados, como, sobre todo, su moralidad.

Así, hay quienes lo consideran como algo propio de la fantasía o la ciencia ficción. Generalmente, añaden el argumento de que que el transhumanismo sería una suerte de nueva religión que pretende conseguir adeptos y réditos a base de prometer imposibles, especialmente relacionados con la vida eterna.

Otro consideran que resulta inmoral preocuparse tanto por una mejora tan sustancial en la vida y perdurabilidad  de algunos seres humanos cuando hay otros, azotados por la enfermedad y la miseria, que ni siquiera pueden disfrutar de una vida digna. Además, argumentan que la progresión del transhumanismo supondría destinar a sus fines recursos que bien podrían dedicarse a mejorar la condiciones de vida de los más necesitados.

También hay quienes identifican el transhumanismo con corrientes supremacistas, y sostienen que su objetivo último es el de perpetuar una raza dominante, apartada del resto de los humanos, que en ningún caso se beneficiarían -más bien al contrario- de sus progresos.

Desde dentro del propio transhumanismo, no obstante, algunas voces son muy conscientes de estas críticas. Así, algunos grupos, como los transhumanistas democráticos, proponen medidas integradoras y de justicia social, como la renta básica universal, para que los beneficios del transhumanismo lleguen a todas las personas y no se generen desigualdades.

Lo cierto es que, se esté de acuerdo o en contra de sus ideas, parece que el transhumanismo ha llegado para quedarse, hasta el punto de que ya ha dado lugar a la formación de los primeros partidos políticos transhumanistas.

Y tú, ¿te consideras transhumanista?

Si te ha gustado, comparte este post en las redes sociales. ¡Tienes los botones para hacerlo justo debajo de esta foto!

Transhumanismo 2

Anuncios

5 pensamientos en “Transhumanismo. ¿Qué es? ¿Qué pretenden los transhumanistas?

  1. El transhumanismo es el futuro del ser humano, lo que pasa es que es posible que cuando lleguemos a ese futuro ya no se llame transhumanismo, sino que se denomine de otra forma o simplemente no se le dé un nombre determinado, seguiremos siendo humanos, como siempre desde que somos homo sapiens.

    El ser humano está destinado a trascender sus propias limitaciones, eso es algo que llevamos siglos haciendo, superando enfermedades, explotando los recursos del planeta, etc. Teniendo en cuenta que parece que estamos solos en la galaxia, tenemos que percibir lo importante que es nuestra tarea, la de expandir la inteligencia por el Universo. No podemos fallar, no podemos autodestruirnos, hay demasiado en juego. Ojalá los transhumanos o como quiera que se llame a los humanos del futuro sean pacíficos y sepan respetar a los otros seres humanos y a la Naturaleza, esa es nuestra gran esperanza.

    Me gusta

  2. Muy interesante esta entrada. El transhumanismo ya existe desde hace bastantes años, pero de momento no se ha hecho un verdadero hueco en la sociedad, puede que porque todavía no se le tome demasiado en serio o porque aún haya otros problemas que resolver. Parece demasiado pronto para pensar en ser inmortales cuando aún hay muchas personas sin hogar, con problemas económicos o, directamente, muriendo de hambre. Sin embargo, creo que al transhumanismo, tarde o temprano, le llegará su momento.

    Me gusta

  3. Los transhumanistas se van a presentar a las próximas elecciones a la presidencia de los Estados Unidos, su candidato se llama Zoltan Istvan. No van a ganar las elecciones, pero conseguirán una interesante publicidad para su movimiento y sus postulados.

    Me gusta

  4. Pingback: La chica que congeló su cerebro | robotsia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s