Pepper robot; ¡no lo utilices para el sexo!

Aunque en los próximos meses vamos a hablar muuucho acerca de los robots sexuales que van a invadir las tiendas -bueno, al menos cierto tipo de tiendas- y nuestras vidas, el que salgan a la venta algunos robots sexys no significa que todos estén pensados para un revolcón. Por eso, los padres de Pepper, el robot de compañía, han decidido dejar claro a todo el mundo que no está hecho “ese tipo” de compañía.

pepper

Si no habéis oído hablar antes de Pepper es bueno que sepáis que se trata de uno de los primeros robots de compañía “con corazón” comercializados en el mundo (por el momento sólo en Japón, aunque seguro que llegará pronto a más países), que es capaz de “leer” las emociones humanas, de hablar y moverse de forma autónoma, y del que su fabricante, Softbank Corp., consiguió el logro de vender la primera remesa de 1.000 unidades -todas las que se pusieron a la venta, a un precio equivalente a unos 1.700 dólares- en menos de un minuto el pasado mes de junio. Por cierto, que la segunda remesa saldrá a la venta en octubre y se espera que vuelva a arrasar.

Pues bien, vía Japan Times conocemos que -y esto ha salido a la luz pública porque se está comentando mucho en los últimos días en Japón- en las condiciones de uso del robot, se establece que no se deberá llevar a cabo ningún acto sexual o comportamiento indecente con Pepper.

La verdad es que, aunque el aspecto inocente de Pepper no incitaría sexualmente ni a un mono con sobredosis de viagra, los padres del pequeño robot (sólo mide 120 cms de alto) parece que han querido curarse en salud, porque, ya se sabe, hay gustos para todo y gente que está muy mal, dispuesta a sobrepasarse con Pepper a poco que crean que el robot les ha puesto ojitos, y eso no puede ser.

Las condiciones de uso de Pepper también incluyen que no se utilice para hacer spam o para causar daño a otros seres humanos -vamos, que no lo conviertas en un bate de béisbol con ojos- por lo que entiendo que la empresa intenta prever cualquier tipo de locura que se le pueda pasar por la cabeza a los usuarios. Recordemos que ya hace unas semanas, incluso a alguno le dio por agredir a un pobre Pepper, tal como comentábamos aquí.

Parece que, en todo caso, su fabricante tiene la intención de desmarcar a Pepper de los robots sexuales que prometen experiencias fuertes en los próximos meses, y que ya han causado incluso que nazca, según informaba Tech Insider,  un movimiento en contra de la fabricación de robots sexuales.

robot sexo

La verdad es que el tema del uso de robots para el sexo es un tema muy peliagudo del que se hablará largo y tendido en los próximos años, y el que, por ejemplo, se trataba en repetidas ocasiones en la estupenda serie Real Humans. Desde luego, en el momento en el que los robots sexuales tengan algo parecido a la conciencia humana habrá que plantearse muy seriamente su prohibición -o más bien prohibir dicho uso-, pero aún parece que estemos lejos de ese momento (o no).

Mientras tanto, Pepper puede “respirar” tranquilo; sus padres se preocupan por él, y además si quiere ligar puede hacerlo de una forma mucho más inocente con Hello Barbie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s