Robots actores y actrices

¿Sustituirán los androides a los actores humanos? La interactuación entre humanos y robots ha sido una constante en la historia del cine, desde que, en 1927, Fritz Lang nos presentara al robot María en su célebre película Metrópolis. No obstante, los robots que veíamos en pantalla no eran realmente robots. Ahora, las cosas están cambiando: ahora los robots se interpretan a ellos mismos.

Geminoid F Sayonara

El cine nos ha mostrado desde hace décadas robots de todo tipo, desde amables compañeros hasta despiadados asesinos, desde chistes con patas (o ruedas) hasta máquinas aquejadas de tremendas dudas existenciales.

Muchos de ellos han pasado a formar parte de la mitología colectiva; asesinos implacables (que acaban cambiando de bando) como Terminator; compañeros insustituibles, como R2D2 de Star Wars (o también el algo más prescindible C3PO);  seres absolutamente entrañables como Wall-E; armas perfectas como Gort, de Ultimátum a la Tierra; esclavos que se liberan, como Sonny de Yo Robot; máquinas con profundos dilemas existenciales como el androide Roy Batty de Blade Runner;  seres fronterizos con lo humano, como Data, de Star Trek: La nueva generación;  traidores retorcidos, como el androide Ash, de Alien: El octavo pasajero; aventureros que aprenden rápido como Chappie; remedos futuros de Pinocho, como el niño David Swinton, de Inteligencia artificial o incluso chatarritas con corazón, como Johnny 5, de Cortocircuito.

Todos (salvo, en cierto modo, el último de ellos) y muchos otros clásicos han tenido algo en común; o bien estaban operados por esforzados actores enfundados en incomodísimos trajes, o bien eran directamente actores recubiertos por algo de maquillaje, o bien eran dibujos o creaciones digitales. Pero ninguno era, realmente, un robot. Ahora las cosas están cambiando.

Hace unos días conocimos, vía Telegraph, el debut en la gran pantalla del androide Geminoid F, que coprotagonizará, junto a su partenaire humana Bryerly Long, la película “Sayonara” (ver foto al inicio del post), dirigida por el cineasta japonés Koji Fukada.

Geminoid F interpreta a Leona, el robot de compañía de Tania, una joven enferma terminal a causa de un accidente de radiación que no se identifica en el filme. Leona no puede caminar, se desplaza en una silla de ruedas, y acompaña a Tania en sus últimos días, sin entender el significado de la muerte.

La película, que ha recibido magníficas críticas, es la adaptación de una obra de teatro de Oriza Hirata, que debutó en 2010 y se representó en Europa, Estados Unidos y Canadá, y también estaba coprotagonizada por Geminoid F.

Geminoid F es uno de los increíbles androides de Hiroshi Ishiguro (ya conocimos aquí una de sus creaciones). Hiroshi opera a Geminoid F desde un control remoto, y asegura que los androides son capaces de expresar tanta humanidad como los actores humanos; por su parte, Koji Fukada, que no sólo dirige la película sino que también firma su guión, afirma que, mientras algunas personas han visto signos de humanidad en Geminoid F, él ve señales propias de los androides en algunas personas, porque, al fin y al cabo, las personas somos androides muy complejos.

El robot de Ishiguro no es el primero que actúa en la gran pantalla; como adelantábamos, ha tenido predecesores como Johnny 5, que en la segunda de sus películas ya era operado por un actor mediante telemetría o el pequeño robot de Frank & Robot (Un amigo para Frank), la película de 2012 protagonizada por Frank Langella. Sí es, sin embargo, el que presenta una apariencia más humana.

Un amigo para frank

La presencia de robots cada vez más humanos en el cine es otro paso más en el incesante proceso que los terminará por integrar completamente en nuestras vidas y que nos obligará a plantearnos todo tipo de preguntas, como las que se formulaban en la serie Real Humans; entre otras cuestiones, y como un espejo que devuelve nuestra imagen, ellos nos harán replantearnos quiénes somos.

Regresando a la pregunta que daba inicio a este post (¿Sustituirán los androides a los actores humanos?) no creo probable que la respuesta sea positiva. Si se trata de recrear humanos en pantalla, es muy posible que los actores reales sigan siendo más convincentes (al menos los buenos) durante mucho tiempo, y si se trata de sustituirlos parece que sería más viable y barato hacerlo mediante creaciones digitales, lo que ya se hace hoy en día con cierta frecuencia.

Lo que sí parece mucho más probable es, como ya advertíamos al inicio de este post, que los robots comiencen a interpretarse a ellos mismos, y no sólo en filmes de ciencia ficción, como venía siendo habitual hasta la fecha, sino en películas de mayor contenido social en las que se muestre su integración real en la sociedad y las relaciones que los seres humanos establecerán con ellos.

Claro que, a largo plazo, puede que den un paso más allá y se conviertan en los completos protagonistas de todo tipo de filmes. ¿Tal vez en ese momento también serán ellos quienes llenen las salas de cine?

robots cine

Anuncios

3 pensamientos en “Robots actores y actrices

  1. María, se estrenó el 21 de noviembre en Japón. Desconozco si va a llegar a la cartelera en otros países, no he encontrado información al respecto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s