¿Es peligroso el Internet de las Cosas? ¡Sus mayores riesgos!

Ya sabemos qué es el Internet de las Cosas, e incluso cómo crecerá en los próximos años; pero, ¿es todo tan bonito como lo pintan? ¿O tendrá su uso algunos peligros importantes que no siempre nos están contando?

Hoy vamos a conocer cuáles podrían ser algunos de los mayores riesgos del Internet de las Cosas. Agarraos, que vienen curvas…

IoT peligros

En los últimos meses el Internet de las Cosas es un concepto que se ha ido incorporando paulatinamente al elenco de tecnologías-qué-están-a-punto-de-llegar-y-lo-van-a-petar, ganando espacio y tiempo en los medios de comunicación.

Sin duda el IoT se desarrollará masivamente en los próximos años, eso es algo que ofrece pocas dudas; de hecho ya ha metido un pie (y menudo pie!) en nuestras vidas a través de la telefonía inteligente. Pero como elemento esencial sin-el-que-no-podríamos-vivir en el que promete convertirse, el Internet de las Cosas también deberá enfrentarse a desafíos de peso con el objeto de no volverse una auténtica catástrofe para la existencia de algunas personas.

Las empresas involucradas en el desarrollo del IoT lo saben bien, y por eso la seguridad se ha convertido en uno de sus caballos de batalla. Pero, ¿a qué nos referimos exactamente si hablamos de los peligros del Internet de las Cosas?

Podemos dividir los riesgos en 3 categorías:

-La violación de la privacidad y la intimidad.

Los riesgos del Internet de las Cosas relacionados con la esfera privada de la persona prácticamente no tienen  fin, y pueden trasladarse a todos los aspectos de la vida de las personas.

Prácticas como el phishing 0 el robo de contraseñas bancarias pueden causar serios problemas económicos a los usuarios. Si bien es un peligro ya existente en la actualidad para cualquiera que opere financieramente a través de la red, el aumento de la conectividad multiplicará los riesgos.

De otro lado, algunas informaciones sensibles que estamos menos acostumbrados a tratar informáticamente serán también susceptibles de ser capturadas maliciosamente. Por ejemplo, si utilizas algún tipo de wearable que registre datos sobre tu salud, esta información podría ser accesible para terceros muy muy malos.

De igual forma, nuestras propias costumbres privadas, nuestros actos más íntimos, e incluso nuestras libertades, podrían verse comprometidos. Por ejemplo, no hace muchos días, y según nos informaba The Guardian, el jefe de un servicio de inteligencia de los Estados Unidos reconocía que el Internet de las Cosas podría ser utilizado por las agencias de inteligencia para identificar, monitorizar o localizar a las personas… Y qué decir de todo tipo de actos personales, incluso sexuales. (Sí, ahora toca foto sexy).

IoT chica

-El control ajeno de los dispositivos.

Al igual que los dispositivos utilizados actualmente, como un ordenador de mesa, un portátil o un smarphone, pueden caer bajo el control de un tercero con muy mala uva, podrían hacerlo los múltiples mecanismos del IoT. Esto, que ya es un problema a día de hoy (preguntad a las fabricantes de antivirus si no sacan provecho de ello) aumentaría considerablemente al multiplicarse las conexiones, con nuevos riesgos añadidos a los que nos afectan en la actualidad.

Por ejemplo, no es necesario que os describa las complicaciones que podría traer perder el control de la cerradura electrónica de la puerta de casa, o la del coche… Una situación como la de la foto que ilustra el inicio de este post (la de la chica sexy no, la primera) podría tener lugar en vuestra vivienda si no tomáis las debidas precauciones, así que mucho cuidadito.

-La geolocalización de personas.

Como una manifestación más de la violación de la privacidad, asoma con fuerza la geolocalización personal.

Así, y a través de todo tipo de wearables podría conocerse la exacta ubicación de una persona, con todos los riesgos que ello conlleva (desde que sepan en qué momento no te encuentras en tu domicilio hasta la propia pérdida de libertad personal, o que te cacen en alguna “mentirijilla”). Aunque, ciertamente, es algo que ya se puede hacer a través de un teléfono móvil, al multiplicarse los dispositivos se multiplicarían también los riesgos.

Geolocalizacion

También hay que tener en cuenta a la hora de medir todos estos riesgos dos factores:

-En primer lugar, la multiplicación en el número de dispositivos “vulnerables” multiplica los riesgos, por una mera cuestión numérica.

-En segundo lugar, dicha multiplicidad relaja las medidas de seguridad que se toman. Una cosa es instalar y tener actualizado un antivirus y un firewall en tu ordenador de mesa, o contar con la correspondiente contraseña para tu conexión wifi, y otra tomar similares medidas de seguridad para cada uno de los mecanismos del IoT que utilicemos (wearables, domótica, etc). Teniendo en cuenta, además, que aún no existe un estándar para la conexión de los dispositivos del IoT -podría decirse que cada fabricante tiene el suyo- los riesgos son aún mayores.

Precisamente de la capacidad de los fabricantes para utilizar un estándar común y de su habilidad para prevenir los problemas de seguridad dependerá en gran medida el éxito del Internet de las Cosas.

Así las cosas, el IoT aún tiene mucha tela que cortar para hacerse común en nuestras vidas. Mientras esperamos pacientemente a que todos estos problemas se resuelvan, recordad que podéis acceder a los mejores artículos acerca del Internet de las Cosas, actualizados y muy muy limpitos, aquí.

Anuncios

3 pensamientos en “¿Es peligroso el Internet de las Cosas? ¡Sus mayores riesgos!

  1. Puuufff…Como decía uno, internet es el salvaje oeste aunque no nos demos cuenta. Y si algo está conectado a internet, pues ya sabes lo que le toca. Interesante artículo, por cierto.

    Me gusta

  2. Es que cosas como tener una cerradura electrónica conectada al móvil es un poco jugársela. Que luego puede que no pase nada y sea muy seguro, pero es más fácil despistarse (por ejemplo perdiendo el móvil de vista) que con unas llaves físicas. Van a tener que trabajar mucho lo de la seguridad. Hace poco leí un estudio en el que habían buscado vulnerabilidades en dispositivos del internet de las cosas y el resultado había sido desolador, tenían agujeros por todos lados.

    Me gusta

  3. Pingback: ¿Qué es el Internet de las Cosas? Algunos ejemplos prácticos | robotsia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s