Criogenizacion humana; ¿es viable?

Todos habréis oído hablar de la criogenizacion humana (también denominada, más correctamente, crionización), ese proceso que consiste en congelar a una persona -habitualmente para intentar evitar su muerte- mediante técnicas avanzadas con el fin de, años después y cuando la tecnología existente lo permita, devolverla a la vida de forma milagrosa.

Pero, más allá de la leyenda urbana (ese Walt Disney congelado) o de la ciencia ficción, nadie ha demostrado que la criogenizacion humana sea viable. Al menos de momento.

criogenizacion

Lo que sí parece es que en los últimos meses se están sucediendo algunos avances prometedores para el campo de la criogénica. Uno de ellos nos lo traía Europe Newsweek, la que hace unas semanas anunciaba la publicación de un estudio de investigadores de la compañía médica 21st Century Medicine, que afirman haber conseguido la criopreservación del cerebro de un conejo. La técnica utilizada, llamada ASC (Aldehyde-Stabilized Cryopreservation) y que descendería la temperatura del cerebro hasta los -135ºC, permitiría, según sus creadores, mantener intactas las membranas celulares, las estructuras intracelulares y las sinapsis, según lo observado en un microscopio de electrones.

¿Es este el punto de inflexión, la noticia que llevaban años esperando los defensores de la criogenia para verla definitivamente acreditada? Parece un notable avance, pero no garantiza que estemos cerca de una criogenización humana viable; se trata sólo del cerebro de un conejo, y al parecer el estudio se ha limitado a observar el resultado de la criopreservación, sin proceder a la recuperación (la “descongelación”) de dicho cerebro.

No obstante, es una chispa más que aviva el fuego de un debate que lleva ardiendo desde hace años, el que dirime si la criogenización humana -especialmente la del cerebro, que es el “meollo” de la cuestión-, es o no viable. Un debate sobre el que resulta difícil extraer conclusiones.

En primer lugar, resulta resbaladizo adentrarse en el pantanoso territorio de la consciencia humana, toda vez que la ciencia aún no ha sido capaz de entender cómo funciona en su integridad el cerebro, y dónde reside todo aquello que conforma lo que nosotros somos: nuestra personalidad, nuestros recuerdos, nuestras emociones…

Para quienes tengan una visión espiritual del ser humano, probablemente el debate carezca de sentido. Ese “yo” tiene una existencia independiente del cerebro.

Para quienes tengan una visión materialista, la cuestión sigue totalmente abierta. ¿Se reduce lo que somos a las neuronas y el mapa de sus interconexiones (el conectoma), o reside en una estructura aún más fina y profunda que por el momento no conocemos en su integridad?

En segundo lugar, aunque optáramos por aceptar que nuestro ser se puede reducir a nuestras neuronas y sus interconexiones, no está nada claro si la criogenización viable (la que implica no sólo criogenizar, sino recuperar el cerebro criogenizado a su estado originario) es posible.

Sus defensores afirman que los actuales procesos de criopreservación ya son lo suficientemente buenos -o lo serán en un futuro próximo- como para conservar el cerebro, y con él la personalidad y los recuerdos. Confían igualmente en que, de haber algún fallo en los actuales procedimientos que provocara daños en el cerebro conservado, la ciencia futura sería capaz de repararlos.

Sus detractores, por el contrario, afirman que no existen motivos para creer que la criogenización humana  será posible en un plazo de tiempo cercano. Argumentan, en primer lugar, que los procesos de criogenización son destructivos para la estructrura cerebral (lo que causaría la irreparable pérdida del conectoma) y que, incluso aunque se desarrollara alguna técnica criopreservativa eficaz, aún quedarían por resolver múltiples problemas, como la recuperación del cerebro (su “descongelación”), que podría causar igualmente daños irreparables, o el daño en estructuras del cerebro que aún no conocemos.

criogenizacion

No obstante, y aunque a día de hoy la criogenización humana siga pareciendo para muchos cosa de ciencia ficción, hay indicios de que podría ser viable en el futuro.

Existen, por ejemplo, animales que de una forma natural son capaces de soportar estados de congelación durante semanas, incluso meses, y volver a la vida. Se trata de los denominados animales criotolerantes, generalmente invertebrados -aunque también hay algunos reptiles-, como insectos o artrópodos, capaces de detener sus funciones corporales y “revivir” tiempo después sin daños gracias a sustancias como el glicerol.

Incluso ya se han llevado a cabo experimentos que sugieren que podrían ser posible la conservación de la memoria en algunos animales. Así, a mediados de 2015, Extreme Tech nos informaba acerca del experimento realizado con un nematodo, el Caenorhabditis Elegans, que habría conservado tras una criopreservación y posterior recuperación comportamientos aprendidos antes de ser congelado.

No obstante, hay que aclarar que no somos reptiles, insectos ni artrópodos, y que del Caenorhabditis Elegans al cerebro humano hay un enorme trecho…

El debate sobre la criogenización sigue abierto. Es un tema que asusta y atrae a partes iguales. Que incluye un tremendo componente humano al enfrentarnos a nuestra finitud y a la muerte de nuestros seres queridos. Que involucra profundamente a algunas personas, como los -por el momento escasos- familiares de las personas criogenizadas, muchos de los cuales albergan la esperanza de que algún día vuelvan a la vida.

Por más extrañeza y miedo que genere, en el fondo casi todos desearíamos que la criogenización humana funcionara. En unos años veremos si es posible.

Si te ha gustado, comparte este post en las redes sociales. ¡Tienes los botones para hacerlo justo aquí debajo!

Anuncios

6 pensamientos en “Criogenizacion humana; ¿es viable?

  1. Igual es algo irracional, igual cambio de idea cuando esté más próxima a morirme, pero hay algo dentro de mí que me dice que no haga esto, que no me congele.

    Me gusta

    • me podrian decir cosas a favor de criogenizar y cosas a favor de no criogenizar??
      muchas gracias!!

      Me gusta

  2. Me ha gustado mucho el artículo, es muy objetivo. Lo que había oído siempre (no sé si la investigación de la que se habla en el artículo o alguna otra lo ha resuelto) es que la criogenización dañaba las estructuras cerebrales porque se formaban cristales durante la congelación. Y luego estaría el problema de la descongelación, en la que también se podrían producir daños importantes.

    Desde luego que si han conseguido o consiguen resolver estos problemas sería para pensarse seriamente lo de criogenizarse. Total, si te vas a morir, qué más te da…

    Me gusta

  3. Pingback: La chica que congeló su cerebro | robotsia.com

  4. Pingback: ¿Te criogenizarías antes de morir si tuvieras dinero suficiente? (Encuesta) | robotsia.com

  5. Pingback: ¿Qué es el transhumanismo? ¿Qué pretenden los transhumanistas? | robotsia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s