Drones para crear lluvia artificial

La modificación del clima es un asunto peliagudo que, pese a haber generado debates muy encendidos, apenas ha llegado a la luz pública (salvo excepciones como el “conspiranoico” HAARP).

Al margen de los usos -buenos o malos- que se pueda dar a las técnicas de modificación artificial del clima, lo cierto es que existen tecnologías muy interesantes que se dedican, por ejemplo, a la conocida como “siembra de nubes“, que busca la generación de lluvia artificial en zonas desérticas. Hoy vamos a conocer cómo dichas técnicas se benefician a su vez de la colaboración con nuevas tecnologías, como los drones.

dron lluvia

La siembra de nubes es una técnica no demasiado conocida por el público, pero que se lleva a cabo desde hace años -sobre todo por algunos países-, y cuya historia ha estado tan cargada de esperanzas y buenas intenciones como de pretensiones más oscuras, sospechas y críticas. Se trata en todo caso de un asunto de lo más interesante, por lo que os recomiendo entrar en el anterior enlace de Wikipedia si queréis conocer más acerca de ella.

Durante toda su historia, la siembra de nubes ha tenido en contra ciertas dificultades, como los riesgos para llevarla cabo, que incluían introducir aviones tripulados en tormentas incipientes. Y aquí es donde entran los drones en acción.

Conocemos esta nueva aplicación para los drones a través de Reno Gazette-Journal, la que nos informa acerca del experimento ejecutado por el Instituto de Investigación del Desierto (Desert Research Institute) de la ciudad de Reno (Estados Unidos), que habría utilizado un dron para sembrar nubes en un vuelo de prueba durante el pasado mes de febrero.

El Desert Research Institute es una institución creada en 1959 para estudiar todo tipo de asuntos relacionados con el desierto (Reno, perteneciente al estado de Nevada, como podréis suponer se encuentra en una zona desértica), incluida la siembra de nubes.

En el vuelo de prueba, un dron DAx-8 de la empresa Drone América equipado con bengalas con yoduro de plata (desde hace décadas se sabe que ayuda a precipitar las lluvias en las nubes en determinadas condiciones), llevó a cabo las operaciones habituales en la siembra de nubes. Aunque la noticia no informa acerca del resultado del experimento, parece que es una técnica que se estandarizará en los próximos años, por la reducción de costes y riesgos que supone utilizar vehículos no tripulados.

Como comentábamos al principio de este post, las técnicas de siembra de nubes son tan esperanzadoras como polémicas. No hace falta que os cuente hasta qué punto podrían ser útiles y positivas en zonas desérticas, ni tampoco los reparos que despierta la idea de manipular el clima y sus posibles usos nocivos, incluso en el campo bélico.

Según nos informa Wikipedia, hasta 24 países estarían utilizando la siembra de nubes en la actualidad, con China a la cabeza, que habría llegado a generar nevadas sobre Pekín para resolver una larga sequía. La técnica no sólo se utilizaría para crear lluvia en zonas de sequía, sino para limpiar la contaminación del aire, reducir el tamaño del granizo, disipar la niebla, e incluso para intentar evitar la propagación de incendios.

lluvia pekin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s